domingo, 24 de noviembre de 2013

La zona muerta. Fragmento II




El verano no está tan mal,
en realidad yo lo prefiero
-es un actor primordial ingognoscible.
El sol me deslumbra sobre las copas de los árboles.
Está situado justo a noventa grados en el cielo.
O el sol, lo que podemos ver de él, entre las siluetas
oscuras que se cruzan de las ramas de los árboles
porque está atardeciendo
y todavía nos deslumbra.
Si es verdad que Dios existe se parecería
a ese sol visto entre las ramas de los árboles,
porque enseguida tanta luz
va a desaparecer y entonces
tendremos que tener cuidado.
El cielo como una bandera
representa la idea
de un paisaje abierto
mas grande que nosotros mismos
en el que nos desintegramos.
O el cielo como una burbuja
que absorbemos para abrirnos por dentro.
El cielo, por la noche, significa
otras cosas muy diferentes.
Debía de enterrarse,
ni una más ni una menos,
durante cuarenta noches enteras
-tiempo suficiente en el cual
el embrión estaría formado
en el seno de la tierra.




Los secretos de la mujer suelen referirse más bien a la transgresión de alguna norma o conducta moral o social de su cultura, religión o sistema personal de valores. La cultura dominante ha considerado a menudo algunos de estos actos, acontecimientos o elecciones, sobre todo los relacionados con la libertad de las mujeres en todos los ámbitos de la vida, vergonzosamente impropios de las mujeres pero no de los hombres. 



2 comentarios:

  1. Muchas gracias. Disfrutaré con tus versos. Mucha suerte y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, gracias. espero que sean de su interés. ¡Un saludo!

      Eliminar